miércoles, 17 de enero de 2018

ESTUDIOS COLONIALES






En África la evolución del mundo especialmente en las comunicaciones e informática, ha permitido que vayan desapareciendo las sectas y secretos tribales, voy a relatar uno que desconozco si se ha perdido o ha sido sustituido por otro. Mi artículo está copiado del escrito por el claretiano León García en 1914, publicado en la revista La Guinea Española. 
INDÓ
Con esta palabra pongüe, Indó, se conoce una especie de secta que existe en casi todas las tribus africanas, cuyo objeto es dominar a la mujer a la par que actúa como Tribunal Supremo dentro de la tribu, siendo monopolio de los hombres especialmente de los ancianos.
MBUNO
Es el mbuno las normas y pruebas que tienen que pasar los jóvenes para considerarlos mayores y poderse sentar en los debates de la tribu.
Para someterlos al examen o pruebas, los novicios quedan encerrados en dos grandes departamentos incomunicados, en uno de los cuales está el secreto del Indó, quedan como haciendo el cursillo, un mínimo de tres meses, depende de su habilidad, en algunos casos puede durar hasta un año. En ese periodo tienen que:
-          Cazar y pescar para todos los hombres del pueblo.
-          Ir a buscar agua para todo el pueblo
-          Catar las colmenas sin ninguna protección para evitar las picaduras de las abejas
-          Cocinarse su propia comida
-          Solo pueden vestirse un paño de baño y pintarse el cuerpo cada día
-          Deben obedecer a los hombres del pueblo
-          Pueden arrebatar la comida a una mujer si pasa cerca de ellos.
-          Solo pueden circular por el perímetro exterior del pueblo
-          No puede fumar ni hablar con las mujeres
El no cumplir uno de estos procedimientos les puede acarrear severos castigos.
Tres días antes de terminar el Mbuno se reúne todo el pueblo y juntos hacen un gran balele, durante el cual los ancianos de la tribu van llamando uno a uno a los mbunos, y les hacen jurar que no revelarán jamás los secretos que les van a enseñar.
Llegado el gran día señalado para penetrar en la misteriosa habitación del Indó y tomar parte en los grandes secretos de la tribu, todos los jóvenes mbunos son conducidos al río para bañarse en donde se les hace prometer de nuevo bajo pena de muerte, que jamás hablarán con las mujeres de lo que pronto van a descubrir. Terminado el baño de purificación, se visten todos para la fiesta y pasando por un camino hecho expresamente para esta ocasión, vuelven a casa en donde pasaron el mbuno sin que puedan ser vistos por mujer alguna. Entre tanto todos los del pueblo y los invitados se han vestido de fiesta y los esperan en la plaza .
Un silencio sepulcral reina en la población y en medio de la expectación, se oyen de repente las palabras del Indó que desde su misteriosa habitación pregunta - ¿ Quiénes son los que me han de ver?. – Aquí están responde los ancianos. Estas palabras son celebradas con grandes cánticos que entonados por los jóvenes mbunos, son continuados fuera por todo el pueblo que se entrega a verdaderas locuras de entusiasmo y alegría. Cantadas varias coplas todo el mundo vuelve a quedar en el mayor silencio, y por segunda vez vuelve también el Indó a preguntar: - Quienes son los que me han de ver? Y contestan  como la primera vez, siguiendo con músicas y regocijo. Hecha por tercera vez la pregunta, siguen los mismos cánticos, terminados los cuales dice el Indó, : que pasen adelante, y tomando los ancianos por la mano a cada uno de los jovenes mbunos los hacen entrar a ver al Indó por fuerza, pues llenos de miedo los muchachos se resisten a entrar. Luego que han entrado y las mujeres danzan y bailan afuera en medio de un griterío enseñan, al joven mbuno:
1º Unas lengüetas de caña diciéndoles que con aquello habla y canta el Indó.
2º Les dicen que hay muchas de esas lengüetas y que repartiéndoselas entre ellos y colocándose a diferentes distancias podrán hablar y hacer creer que es el  espíritu quien habla y que se cambia con rapidez de lugar.
3º Todo esto les dicen, se encamina a dominar a las mujeres, haciéndoles ver el poder que el hombre tiene para hablar con los espíritus a quienes nada se oculta.
4º Por último les dicen, los secretos del Indó los heredamos de nuestros antepasados y es necesario que se transmita de unos a otros haciendo con vuestros hijos y nietos lo que hemos hecho hoy, con vosotros,.
Desde hoy los nuevos afiliados al Indó podrá jurar por el mismo siempre que quieran atestiguar alguna verdad; pues hasta la fecha les estaba prohibido tomar en sus labios tan sagrado nombre, lo mismo que a las mujeres nunca pueden llamarle Indó sino OKUKUE, espíritu.
Así termina el paso de niños a hombres en la mayoría de pueblos africanos.

Extraído de la revista La GuineaEspañola de 25.06.1914

Fernando el Africano 

martes, 9 de enero de 2018

MI QUERIDA CATALUÑA-2



MI QUERIDA CATALUÑA -2

 Coche de bambú juguete habitual en Guinea, artesanía pura. 

Mi Cataluña hermosa y querida,
casi la mitad te quiere república,
pero van por una  senda torcida,
que provoca el temor y la huida.
Se van las empresas, se van los bancos,
crece el paro y la depresión,
y no cuento todos los espantos,
pero esto es, nuestra perdición.
Es justo que unos quieran la independencia,
y otros desean la actual unión,
mas puede parecer demencia,
que quieren que sea obligación.
Con las leyes actuales es ilegal,
hay que buscar caminos en el parlamento,
de una forma razonada habitual,
y esperar con calma el momento.
No puede ser que la poderosa oligarquía ,
aunque esté muy bien preparada,
imponga sus ideas a la mayoría,
sin una ley nacional aprobada.
Tanto la república, la monarquía,
la democracia y otros entes,
para dar trabajo y alegría,
depende de sus dirigentes.
Que defiendan el interés de todos,
 no el de su amado bolsillo,
haya justicia y buenos modos,
y no jugar a ser el más pillo.
No importa para ser bueno, el apellido,
Catalunya ha sido cuna de ciudadanos,
da lo mismo donde uno haya nacido,
volvamos a ser como antes, hermanos.
Fernando el Africano   Algete 8 de enero 2018


domingo, 3 de diciembre de 2017

MI CATALUNYA QUERIDA



Mi  Cataluña querida y añorada,
quién te volviera a ver
sin agitaciones calmada.
Quieres ser república o algo parecido
y separarte de la familia ,
donde todos hemos crecido.
Ahora dicen algunos, tienes un Gobierno,
con unos en la cárcel y otros huidos,
así, dos gobiernos tendrás este invierno.
Uno mandará desde Bruselas ,
otro, desde no se sabe donde
y el tercero encenderá unas velas.
Unas velas para rezarle al santo ,
rogando que se aclare este camino
que nos hace entrar en llanto.
Si  sales o entras elegido,
mandarás por correspondencia,
es un caso curioso y desconocido.
Todos los días después de la siesta,
una charla por video conferencia,
esto, será jolgorio y eterna fiesta.
¿quién pagará tanto estipendio?
haremos una lotería mundial ,

que ser presidente, será el premio.  

domingo, 3 de septiembre de 2017

QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN - VII ÚLTIMO


QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- VII ÚLTIMO CAPÍTULO


Necrolatría y nigromancia

Todas las tribus africanas habitualmente practican la necrolatría y nigromancia, con actos de adoración a los muertos e invocación de sus espíritus, que los pamues llaman Akom melan.  

Para ello guardan  las calaveras de sus antepasados en unos cuencos de cortezas de árbol y cuando estiman que sus antepasados se han olvidado de ellos o quien conseguir triunfos en la guerra o riquezas en abundancia, preparan una especie de cabaña cercana al pueblo, donde ordenan sus calaveras y huesos de sus antepasados, cubriéndoles de un polvo rojo diluido en agua.

Todos los iniciados pueden presenciar los cultos que efectúa el interesado. Acostumbra a realizarlo ante sus hijos, mostrándoles la calavera de sus abuelos, perfeccionándolo con un relato biográfico de su vida: donde nació, la familia a su cargo, lugar de su muerte y hazañas de su vida.  Recordándoles que cuando ellos sean mayores tendrán que efectuar algo similar.

Luego nuestro hombre, se dirige a sus calaveras, explicándole las víctimas que le trae, tales como ovejas, cabras, gallinas, y le habla como si el otro le pudiera oír: ¡Oh padre mío, hace ya cinco meses que no has comido; hoy te traigo una cabra para que comas, yo te pido me des mucha riqueza, quiero casarme y tener cinco mujeres, y que todas tengan muchos hijos que me ayuden en el trabajo!. Fulano me debe un dinero, que me pague pronto, y así una retahíla de peticiones y deseos.

Una vez expuesto todo ello, sacrifica a la víctima, derramando la sangre encima de la calavera.

Los asistentes desuellan la pieza y parten las carnes, llevándolas a las cocinas de las mujeres para que la guisen en grandes revueltos, con prohibición de comer algo. Una vez bien cocinada con cacahuetes o calabazas, las vuelven a entregar a los mayores, quienes ponen toda la comida a la calavera y se van al pueblo, permaneciendo sentados en el salón común, si bien los pícaros no pierden de vista el ELIK en el que se hallan las calaveras, y una vez han creído que los difuntos ya se han atracado de comida, recogen los envueltos y los engullen, bajo la sombra de un árbol, haciendo creer a los inocentes que las almas de los difuntos están bien satisfechas del convite que les han ofrecido,.

Datos extraídos y copiados del libro titulado Quince Años de Evangelización, escrito por el vicario apostólico de Fernando Póo, don Leoncio Fernández Galilea C.M.F. , editado en 1939.

miércoles, 30 de agosto de 2017

QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- VI



QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN - VI


Imposición sagrada e inviolable.

Pague o no el embaucado, no se libra de ella, salvo que se la quite otro Ngang, en peligro de muerte, mediante un hechizo que se inicia llevando al enfermo a un riachuelo, ciegan el río con una empalizada y barro, hacen una balsita a la que le llega el agua por su curso natural, y en donde asientan al enfermo. Un poco más arriba hacen otro remanso, en el que sumergen hierbas en maceración, después sacrifican un animal doméstico, como una gallina, derraman la sangre en una olla que contiene agua impregnada de las hierbas en maceración, remueven la mezcla  y de seguida el Ngang, propina este brebaje al enfermo, con sus palabras mágicas, y asperge al sujeto diciendo en su idioma: te absuelvo de los errores que cometiste, absuelvo te, absuelvo te. A continuación abren las empalizadas que detenían el agua y la corriente se lleva las inmundicias. El Ngang continúa arrojando el agua sagrada a la cabeza del enfermo, que sigue sentado. El anti hechizo ya está puesto. Si el enfermo sana, la contra medicina ha producido efecto y si muere es debido a la brujería, contra la cual no puede luchar el Ngang. 

El Ngi

El ngi, es la medicina de la esperanza y del consuelo, es el vengador de los pecados contra la moral familiar, contra los preceptos que regulan el uso de la vida conyugal, y de todas las acciones que implican robo, perjurio o infidelidad matrimonial.

Se representa como u na figura de mal aspecto, echado tripa arriba, de formas grotescas y salvajes, como el bicho que representa, entre una empalizada rodeada de pinchos y espinas, para que se enreden en ella los brujos que se enfrente al Ngi. Es una caseta hecha de barro, con un agujero en medio del vientre, en el cual colocan medicinas conocidas, así mismo huesos, fémures y húmeros de niños difuntos.

Junto a esta figura, que habitualmente es masculina colocan otra del sexo débil, la mujer del Ngi, Omoho.

La acción principal del Ngi tiene lugar por la noche, que consiste en ahuyentar del lugar todos los posibles brujos o personas que vengan a perturbarlos, en ese afán van sacudiendo mandobles a diestra y siniestra a cuantos se encuentran en la calle, así que a la mañana siguiente , algunos se quejan de grandes dolores debido a los golpes que les dieron por la noche con los huesos del Ngi.

Como los poderes del Ngi están limitados por una jornada de camino, se tiene la costumbre que de trecho en trecho, se colocan figuras del Ngi para ahuyentar a los malos espíritus.

martes, 29 de agosto de 2017

QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- V


QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- V

 
Transmisión del Evú

 



Todos los indígenas que tienen el oficio de Ngang y mejor aún los beyem creen poseer el Evú y lo pueden transferir, esa cualidad de trasferir a otros el evú, se llama evialeha; la
Transmisión del Evú
 
Todos los indígenas que tienen el oficio de Ngang y mejor aún los beyem creen poseer el Evú y lo pueden transferir, esa cualidad de trasferir a otros el evú, se llama evialeha; la acción de hechizar lo expresan con el verbo aviale y al que lo realiza mviale.
No se hechiza a mayores, sino a pequeños, antes de llegar a la pubertad. Ocultamente en una casa aprovechando cuando hay poca gente en el poblado.
El mago que desea embaucar a un pequeño para transmitirle el evú, ha de preparar tres cosas por lo menos, primero el Evú de un difunto o carne humana que sigilosamente ha extraído del vientre de un muerto. Segunda: una cría de quiróptero, ordinariamente murciélago y tercera, algunas hierbas supersticiosas. Obtenidas las tres intenta atraer al pequeño, prometiéndole una golosina o algo atrayente para el mismo. Una vez ha logrado entre en el lugar, le dice: Te voy a hacer una medicinita para que seas rico y tengas suerte en la vida.
El mago pone una olla al fuego de antemano preparado, cocina un poco de comida revuelta en las tres cosas mencionadas, prueba la comida para ver si está guisada y luego invita al niño a que coma sin miedo.
-         Abre bien tu cosa- le grita-
-         Y El niño impulsado por este imperativo, abre la boca como un pajar , el hechicero aprovecha el momento para meterle la cría del murciélago (Evú) hasta la boca del esófago , la que el niño traga . Si durante ese  acto acierta a entrar alguna persona, el mago huye como alma que lleva el diablo.
 
Dos pájaros de un tiro.
Ahora viene lo más grave de la magia negra. El hechicero terminado el acto, le dice: Ahora págame, dice al niño fascinado.
.- ¿ Que le voy a dar, si no tengo nada?. Responde el niño temblando.
-Entrégame a tu padre o tu madre, tu hermano o hermana- replica el viejo.
El Brujo seguirá presionando al niño, hasta que consista en que este verbalmente le entregue un familia, con esto ya le basta al hechicero para apoderarse de aquel ser, a veces un brujo de estos se apoderada hasta de la voluntad de todo un poblado.  Así de un tiro mata  dos páj acción de hechizar lo expresan con el verbo aviale y al que lo realiza mviale.




No se hechiza a mayores, sino a pequeños, antes de llegar a la pubertad. Ocultamente en una casa aprovechando cuando hay poca gente en el poblado.

El mago que desea embaucar a un pequeño para transmitirle el evú, ha de preparar tres cosas por lo menos, primero el Evú de un difunto o carne humana que sigilosamente ha extraído del vientre de un muerto. Segunda: una cría de quiróptero, ordinariamente murciélago y tercera, algunas hierbas supersticiosas. Obtenidas las tres intenta atraer al pequeño, prometiéndole una golosina o algo atrayente para el mismo. Una vez ha logrado entre en el lugar, le dice: Te voy a hacer una medicinita para que seas rico y tengas suerte en la vida.

El mago pone una olla al fuego de antemano preparado, cocina un poco de comida revuelta en las tres cosas mencionadas, prueba la comida para ver si está guisada y luego invita al niño a que coma sin miedo.

-         Abre bien tu cosa- le grita-

-         Y El niño impulsado por este imperativo, abre la boca como un pajar , el hechicero aprovecha el momento para meterle la cría del murciélago (Evú) hasta la boca del esófago , la que el niño traga . Si durante ese  acto acierta a entrar alguna persona, el mago huye como alma que lleva el diablo.

 

Dos pájaros de un tiro.

Ahora viene lo más grave de la magia negra. El hechicero terminado el acto, le dice: Ahora págame, dice al niño fascinado.

.- ¿ Que le voy a dar, si no tengo nada?. Responde el niño temblando.

-Entrégame a tu padre o tu madre, tu hermano o hermana- replica el viejo.
El Brujo seguirá presionando al niño, hasta que consista en que este verbalmente le entregue un familia, con esto ya le basta al hechicero para apoderarse de aquel ser, a veces un brujo de estos se apoderada hasta de la voluntad de todo un poblado.  Así de un tiro mata  dos pájaros.

domingo, 27 de agosto de 2017

QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- IV


QUINCE AÑOS DE EVANGELIZACIÓN- IV

Fábula del EVÚ
Los viejos pamues cuentan a sus hijos al amor de la lumbre, la siguiente fábula del Evú. :  
Cuando el ordenador del mundo Nkombot, hubo criado al género humano, crió también el Evú, pero lo dejó, en medio del bosque. Como no tenía quien lo cuidara, pronto comenzó a sentir los efectos del hambre y prorrumpió en grandes y continuos alaridos.
Nadie se atrevía a averiguar el origen de esos gritos, hasta que el jefe del poblado, se decidió a ello. Encontró al Evú bajo un árbol y entabló un diálogo :
¿ Que te pasa?
-         Tengo hambre -le respondió -  
-         En un abrir y cerrar los ojos se coló por la boca del esófago, yendo a morar en su vientre. Estando en el estómago seguía hablando.
-         - Vamos al pueblo; vamos al pueblo-
-         ¿ Como tú hablas desde mi estómago
-         Tengo hambre tengo hambre.-
-         Así que el jefe se dirigió al pueblo y mandó prepararle comida, yuca, plátanos, ñame. Cacahuetes etc.
-         El Evú le dice: Amigo yo no como esas cosas-
-         Entonces el jefe del poblado, manda matar gallinas y una cabra.
-         Le responde yo no como carne-
¿Pues entonces que comes?
Me alimento solamente de sangre y de huevos y de carne humana.
Sea esta leyenda o patraña, el caso es que cuando algunos están enfermos del Evú, lo primero que hacen es comer huevos crudos, cosa que de ordinario no hacen los pamues.
Por eso cuando ven a los europeos que se comen los huevos crudos o pasados por agua, con toda naturalidad, se quedan asombrados.

Antropofagia pamue

El motivo de la misma puede ser la leyenda del Evú, el caso es que no hay nnem o beyem entre nuestros continentales que no tengan en su abono un buen número de personas sacrificadas y devoradas por los mismos.
Claramente lo atestiguan ellos cuando en sus conversaciones manifiestan y dicen con naturalidad “ Ma dzi ngbwo” , he comido carne procedente del Ngbwo o del Evú.
Precisamente poco después de redactar estas líneas el Gobierno de la Colonia, ordenó el fusilamiento de un Nnem o brujo que no tuvo reparo en manifestar que había comido ocho personas.