miércoles, 18 de abril de 2018

LA VIDA COLONIAL EN LA GUINEA ESPAÑOLA- CAPITULO 6


CHARLA  EN LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA. – CAPÍTULO  6

Mis padres mi hermano Salvador y yo, el que tiene cara de pocos amigos. 

Embarcamos en el Dómine un barco mucho más grande que las golondrinas en las que había montado alguna vez en el puerto de Barcelona, eran tantas novedades que no tuve tiempo de marearme. Después de 25 días de viaje y de tocar un sin fin de puertos, llegamos al atardecer a la costa de Santa Isabel, donde olía a humedad y se vislumbraba una vegetación densa con árboles gigantescos como las ceibas.
Dado que el muelle era un pequeño espigón, no se podía atracar de noche, así que tuvimos que esperar hasta al amanecer. En aquellas latitudes el amanecer es como encender o apagar una  luz, en pocos minutos de la plena oscuridad se pasa al radiante sol. Por la mañana tras un atraque laborioso, subieron al barco un médico, y la autoridad gubernativa para comprobar que llevábamos las vacunas pertinentes y el pasaporte , así como  el permiso de trabajo,  aquellos territorios pese a ser colonia española, no se podía viajar sin  pasaporte y sin tener un contrato de trabajo,.
La llegada del barco era un acontecimiento festivo mensual y a tal fin iba todo el mundo al muelle a ver la llegada, bajaba la banda de música de la Guardia Colonial, con su teniente Casaurrán al frente, y todo era un festejo, creo que hasta el himno nacional lo bailaban los nativos, como salsa africana. Dice el dicho africano que el blanco tiene el reloj  y el africano tiene el tiempo, quiere decir que disfrutan, que exprimen el gozo del tiempo, contra nuestra costumbre de pautar el mismo, como si fuéramos metrónomos de la vida.


martes, 17 de abril de 2018

LA VIDA COLONIAL EN GUINEA ESPAÑOLA- CAPÍTULO 5


CHARLA EN LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA - Capítulo 5



En la actual Malabo, en 1827 por encargo del gobierno inglés el capitán William Owen, fundó la ciudad de Clarence,(actual Malabo)  a donde posteriormente se estableció el Tribunal Mixto contra la represión de la esclavitud.
De las malas condiciones sanitarias de la isla, podemos extraer los datos de las expediciones inglesas,: En 1830 de 200 constructores , que llevaron los ingleses seleccionados por su capacidad física, murieron 150 y de los 300 llevados por el capitán Beawer, fallecieron en poco tiempo 272. Una de las mayores expediciones españolas, fue la del sacerdote Miguel Martínez Sanz, en 1856 con la goleta Leonor, llegaron cuarenta misioneros. Al cabo de dos años, solo quedó un maestro catequista y una aspirante a beata, que contrajeron matrimonio, el resto murió o se tuvo que volver por motivos de su quebrantada salud. Tanto es así que en la República mandaron a varios procesados a esas tierras como convictos, los llamados confinados de Loja, en cierta manera condenados a muerte.
Las familias  despedían a los embarcados con aquellos rumbos con lágrimas en los ojos, pensando que nunca más los volverían a ver. Así llegué a Guinea con mis padres para huir de la posguerra y aunque ellos tal vez sabían de la mala situación sanitaria de la isla, yo solo conocía lo que mis primos que habían nacido en aquellas islas nos contaron en uno de sus viajes a Barcelona. Pese a que el mayor tenía la edad de mi hermano Salvador, unos 14 años, nos relataban que cazaban elefantes, gorilas y leopardos, como si fueran perdices o ratas algo mayores. Como yo no había visto ni en el cine ni en ilustraciones el tamaño de aquellos animales, pensaba que aquello eran verdades al alcance de la capacidad de aquellos niños. La inocencia hace posible la realidad de cualquier pensamiento, con la madurez, no creemos ni en las verdades.


lunes, 16 de abril de 2018

LA VIDA COLONIAL EN LA GUINEA ESPAÑOLA..CAPÍTULO 4



LA VIDA CCHARLA EN LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA - Capítulo 4

Hasta 1859, con el gobernador La Gándara, no empiezan a llegar de una forma notoria españoles y hasta principio de siglo después del tratado de París, no se inicia la colonización de la parte Continental. Si anotamos que la independencia de este país acaeció el 12 de octubre de 1968, podríamos decir que la labor de España en esas tierras duró escasamente 68 años, aunque por ejemplo el médico don Armando Ligero, gran conocedor incluso de la prehistoria de tierras africanas, en su libro “ La Sanidad en Guinea Ecuatorial”, da como año de la total colonización , 1934, lo que nos llevaría a pensar que la labor colonial española, fueron sólo 34 años. Como datos estadísticos de referencia, diremos que en 1944, se daba un porcentaje de 19,4 fallecidos por mil consultas médicas. En 1963 se había reducido a 6,4.
En 1942 cuando llegué a Guinea la población europea estaba sobre las 2.000 personas, la nativa estimada en 250.000.
El comercio en la costa atlántica africana lo iniciaron los portugueses, ya Anselmo de Salguer en 1413 regresó a Portugal con una sudanesa como esposa, hijos y esclavos africanos. La mayoría de establecimientos comerciales de la Costa, son fortines y construcciones bien situadas, estaban en manos de ingleses, holandeses, franceses y otras naciones en menor medida, mandaban sus naves a descubrir y comercializar en sus playas, trocando oro, marfil, pieles, maderas y algunas especies por adornos de metal, baratijas y posteriormente armas. A partir del siglo XVI, el negocio fue el comercio de esclavos, que casi monopolizara Inglaterra, tanto es así que barcos ingleses suministraban la mano de obra necesaria a las colonias españolas en América, hay que significar que Fernando  V, introdujo los primeros esclavos en América importados de Guinea. A mitad del siglo XIX, se confirmó la abolición de la esclavitud, concretando en Inglaterra en 1833. Al terminarse el negocio de la esclavitud, los ingleses de dedicaron por su parte a suministrar aceites para su incipiente industria, una zona preferente era la desembocadura del Niger, la llamada Oil Rivers, donde el aceite de palma se extraía en grandes cantidades. Esto lo alternaban con la piratería legalizada, léase corsarios, atacando a barcos mercantes españoles, ya que pagando un diezmo podían protegerse en puertos ingleses o en sus colonias, fomentando la botadura de estas escuadras de piratas legalizados, que obstruían nuestro comercio con América. Eso hoy día se consideraría reinserción social.

domingo, 15 de abril de 2018

LA VIDA COLONIAL EN LA GUINEA ESPAÑOLA- CPÍTULO 3






      CHARLA EN LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA - Capítulo 3



La Guinea Española, lo que hoy en día es La República de Guinea Ecuatorial, está situada en el Golfo de Guinea, en el centro de África en su costa Atlántica. El territorio está formado por una parte insular, las islas de Fernando Póo, Annobón, Corisco, Elobey Grande y Elobey Chico, la mayor de ellas Fernando Póo (actual Bioko) de unos 2.000 Km. cuadrados, y una parte continental, de unos 26.000 Km. cuadrados, las demás islas son muy pequeñas.
Descubierta la isla de Fernando Póo por los portugueses Fernando Póo y López González sobre el año 1469, fue cedida a España por el tratado de San Ildefonso en 1778, y confirmado posteriormente por el tratado del Pardo, y aunque hubo un simulacro de toma de esas posesiones por el conde de Argelejo y como segundo el teniente coronel Primo de Rivera, en realidad España se inhibió de esas tierras al estar en las luchas y conquistas de América. Prueba de ello es que en 1842, una expedición al mando del capitán de navío José de Lerena y Barry, llega a la isla. Se encuentra que ondea la bandera inglesa en la actual Malabo y después de destituir a los mandos ingleses, tiene que nombrar a un inglés , el explorador Beecroft como gobernador, ya que no hay un español que echarse al coleto.


miércoles, 11 de abril de 2018

LA VIDA COLONIAL EN GUINEA ESPAÑOLA- CAPÍTULO 2








   CHARLA EN LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA - Capítulo 2



Igual que en Europa y Asia, tenemos referentes escritos de hace mil o dos mil años, incluso más, los pueblos subsaharianos no han conocido la literatura escrita hasta la llegada del europeo, de tal forma que el origen de sus pueblos se ha trasmitido de forma oral, por eso la figura de una especie de trovador, narrador profesional, es habitual en esas tribus, siendo el depositario de sus creencias, mitos y costumbres, lo que significa su importancia en el poblado y su selección cuidadosa. También destaca en los pueblos guineanos, “ La Casa de la Palabra”, lugar donde se reunían los ilustres del poblado para fumar sus pipas y celebrar reuniones, juicios e intercambio de opiniones, aprovechaban muchas veces su ocio para frotarse los dientes con un bastoncillo de madera de limoncillo, que les dejaba esa maravillosa dentadura tan brillante, envidia de muchos de nosotros.
La Casa de la Palabra, es lugar casi exclusivo para hombres y que recuerda a los Casinos de los pueblos españoles, donde era sitio de cita para los actos culturales y donde ostentar su poder los caciques del lugar. No obstante que bonito nombre: CASA DE LA PALABRA, ¡Ojalá! Intentáramos todos dialogar y sucumbir ante el empuje de la razón llegada por la palabra.  

domingo, 25 de marzo de 2018

CASTIGO A LA TERQUEDAD





CASTIGO DE LA TERQUEDAD.—(CUENTO FANG)


Es hábito en muchos países africanos que la tortuga es ejemplo
de animal sabio, tal vez por ser uno de los que tiene habitualmente larga vida para acumular experiencia.
Se encontraron en un claro del bosque un fiero león y una tortuga y preguntó el león.
L- ¿ De dónde vienes ,amiga tortuga?
 T-Vengo de visitar lejanos países.
L- Cuéntame algo de lo que has visto.
T- Pues, he visto algo extraordinario todo poderoso.
L- Que dices ignorante, no hay nada más poderoso y grande que yo.
T- Reconoce que hay otros seres que te vencen en pelea.
L- ¿ Como se llama ese que has visto tan poderoso?.
T- Se llama hombre.
L- Dime donde está, que quiero verlo.
T- Aléjate de él, te mataría si te encuentra.
L- Llévame o termino con tu vida.
Tanto insistió el león que durante dos días atravesaron el bosque la tortuga y el león con su familia, hasta que llegaron a una zona despejada donde existían unas viviendas. Agazapados en los matorrales estuvieron oteando el lugar, hasta que apareció un hombre con una escopeta entre sus brazos.
L- Ese es el hombre que dices.
T-Si pero escóndete o te matará, ya te lo he dicho varis veces.
El león ni hizo caso, salió de los matorrales y rugió para demostrar su capacidad. El hombre se fue acercando y ya a escasa distancia, disparó y mató al león.
Al ver a su pareja en el suelo, sin moverse, salió la leona para acercarse y ver que le pasaba. El hombre disparó nuevamente e hirió en una pierna a la leona. La tortuga le gritó: huye, huye, pero ella volvió sobre sus pasos para ver que le pasaba a su pareja. Entonces sonó un tercer disparo y la leona cayó muerta.
La tortuga se llegó sigilosamente donde estaban los cachorros de los leones, y les encomendó no tener la terquedad de sus padres y no enfrentarse a los hombres.
Así es que cuando los leones ven a los hombres, huyen y se esconden, gracias a esto siguen habiendo leones.
fernandoelafricano.blogspot.com
-

miércoles, 21 de febrero de 2018

LA CIRCUNCISIÓN EN LA GUINEA CONTINENTAL



LA CIRCUNCISIÓN EN LA GUINEA CONTINENTAL



LA CIRCUNCISIÓN EN LA GUINEA CONTINENTAL
Tal vez por influencia judía o por la sabiduría que da la vida, ese acto de la circuncisión es indispensable en los indígenas de la Guinea Continental, y si llegan a cierta edad los niños sin habérsela efectuado, parece que son menospreciados por su sociedad.
La persona que actúa como cirujano, es un hombre práctico y que goza de tal fama en el poblado, para ello utiliza una navajita que emplean para rasparse la cabeza, muy afilada, a la que se le da el nombre de “okenk-ngeng “, una vez practicada la operación echa un salivazo impregnado del jugo de la fruta de la kola que mastica mientras dura la operación.
Si el niño es pequeño (que es lo habitual) ,la madre cuida de lavarle la herida con agua templada, mezclada de algunas yerbas; si el niño es algo crecido, como sucede en algunas regiones, lo asisten en sus paños naturales al lado del fuego y después de unos días lo acompañan al río, poniéndolo sentado en medio de él, de cara a la corriente, para que con la misma se les desprendan cuantas costras se le hayan quedado adheridas a la piel, efecto de la operación,.
Los honorarios correspondientes a este trabajo no suelen exceder de la peseta * por individuo.
El tiempo a propósito para practicar esta operación es el “eseb” o el verano del África Ecuatorial que viene a coincidir poco más o menos, con los principios de la fiesta de la Circuncisión del Señor. 
*Los datos están extraídos del libro  Quince años de Evangelización escrito en la Misión de Nkuefulán y editado en 1939.